Pago en un clic

236

Lo que hoy vemos como una gran alternativa para evitar colocar tantos datos en las páginas web y poder realizar una compra, comenzó cuando Amazon dio una ventaja de mil millones de dólares a todos, creando el controversial pago en un clic.

La historia comenzó en 1998, cuando el comercio electrónico era todavía algo marginal. Los consumidores no estaban convencidos y había mucha fricción a la hora de comprar en línea. Fue allí cuando Jeff Bezos, fundador de Amazon, sabía que, para triunfar tenía que cambiar esto.

Debía de mejorar el proceso de compra ya que era incómodo, desgastante y, hasta cierto punto, tedioso pues cada pregunta tenía su propia pantalla:

– Nombre

– Apellido

– Dirección

– Código postal

– Estado

– etc…

Para realizar una compra tardaba varios minutos y Amazon se dio cuenta de que por eso la gente no terminaba sus compras.

Fue así que Jeff se propuso el objetivo de facilitar los pedidos. Amazon pasó mes tras mes tratando de resolver este problema. Intentaron hacer más fácil la introducción de información. Crearon diseños más intuitivos, pero nada estaba funcionando.

Hasta que el equipo tuvo un momento eureka. Ellos pensaron que, si se guardaba la información de los clientes previamente, se podía comprar con un sólo clic. Siendo así el año 1999 cuando Amazon presentó la patente del pago en un clic.

Hoy día cualquiera puede utilizarla, lo que ahora parece obvio no lo era entonces.

Es importante resaltar que, entre las ventajas de elegir el método de pago en un clic, está la comodidad y rapidez al comprar, pues simplemente con un clic sobre el producto que se desea en la página de detalles se pone en marcha el proceso de compra. Pensemos, por ejemplo, en un cliente que adquiere habitualmente muchos productos. No será preciso indicar los parámetros para cada producto. El proceso será rápido y sencillo.