¿Cómo lograr un rebranding exitoso?

234

El rediseño de una imagen corporativa o rebranding es una gran oportunidad para marcas y empresas de reinventarse, establecer un nuevo posicionamiento, incrementar la relevancia ante sus clientes y el mercado y, por supuesto, impactar de manera positiva en su rentabilidad.

Pero, ¿qué es rebranding?

Cuando hablamos de rebranding nos estamos refiriendo a la estrategia tras la cual crearemos un nuevo término, diseño, nombre, símbolo o combinación de los mismos para una marca ya establecida. El objetivo es dar origen a una nueva identidad para que viva en la mente de las audiencias clave: internas, inversionistas, influencers, líderes de opinión, consumidores, prensa, entre otros.

Y ¿Qué te lleva a un rebranding y cuándo utilizarlo?

Antes de destinar recursos al cambio de una marca, debes cuestionarte si los cambios merecen la pena, qué beneficios obtendrán y cuál será la naturaleza de dicha transformación.

Aquí te dejamos algunos de los principales detonadores de rebranding:

  1. Misión, visión y propósito. 
  2. Falta de actualización de la imagen corporativa
  3. Falta de relevancia o vinculación con clientes. 
  4. Posicionamiento en el mercado. 
  5. Cambio en el liderazgo dentro de la empresa o corporación.
  6. Mala reputación.

Piensa de adentro hacia afuera

Una marca no es lo que hace una empresa o su aspecto, sino lo que la gente cree que hace y lo que siente por ella, por lo tanto, la investigación que hagas deberá tomar en cuenta tres aspectos principales: 

  • La marca y su propósito
  • Los clientes y su relación emocional con los productos y servicios
  • El contexto económico y social complejo y cambiante

Ahora si, a realizar el rebranding de tu marca

Una vez que la investigación y el análisis te han ayudado a identificar los cambios necesarios, el siguiente punto es entender la inversión respecto a los recursos operativos internos y externos para poner en marcha las mejoras, y posteriormente crear un equipo de marca multifuncional, que incluya desde recursos humanos y ventas, hasta otros expertos dentro de la organización. Igualmente, hay que considerar a todos los “héroes” internos que sean ampliamente respetados y sepan cómo funcionan realmente la cultura y la política de la empresa. 

Crear conexiones

El rediseño de una identidad corporativa es un proceso que requerirá de paciencia y, sobre todo, de compromiso; pero también es una oportunidad muy valiosa para reiniciar, restablecer conexiones y generar relaciones más profundas con los clientes.

Por lo anterior, es crucial para el proyecto construir un concepto gráfico y visual con un verdadero y profundo significado que otorgue valor y comunique de una manera eficiente el ADN, la estrategia de negocio y la visión a futuro de marca, sin ningún titubeo. 

Crear prototipos, evaluar todas y cada una de sus posibilidades de implementación, y editar constantemente serán pasos clave para obtener un resultado exitoso. 

No olvides que la frustración es parte del método creativo, no hay que temerle.   

Un acto radical

Finalmente, se debe entender que cambiar un logotipo o nombre no será suficiente si verdaderamente se quiere una transformación de marca: el enfoque debe ir más allá de la percepción de los clientes, nuestros productos y servicios y la diferenciación frente a competidores. 

Para ofrecer un cambio radical, debemos llevar a cabo un proceso de conversión que va desde la operación, el equipo de liderazgo, la producción, la distribución, los recursos humanos y el servicio al cliente, etc. 

Posteriormente, se establecerá una estrategia de comunicación interna y externa que abarque distintos canales de comunicación y nos permita presentar y comunicar nuestra nueva imagen en el mercado. 

A continuación, te compartimos una síntesis del proceso de rebranding:   

  1. Identificar los motivadores del cambio.
  2. Analizar las ventajas y riesgos que puede producir el rebranding. 
  3. Crear un plan de proyecto y un presupuesto para la inversión de recursos necesarios en la implementación. 
  4. Creación del brand team. 
  5. Planeación estratégica y conceptualización gráfica y creativa. 
  6. Alineación de procesos dentro la organización.
  7. Campaña interna y externa de relanzamiento.
  8. Medición constante del impacto dentro del mercado.    

Ya sea que quieras identificar si es necesario o no pasar por un proceso de rebranding, que tengas uno en puerta y/o requieras crear una estrategia de comunicación estratégica para dar a conocer tu nueva imagen, acércate a nosotros y te ayudaremos a desarrollar tu idea.